Reconocimiento, redistribución y participación popular: por una política judicial integradora.

Seminario sobre lucha política y organización comunitaria reúne a movimientos sociales del Sur Fluminense

30 de August de 2018

Volta Redonda-Rio de Janeiro- Representantes de movimientos sociales del sur del estado de Rio de Janeiro se reunieron con actores del sistema de justicia de la región y con académicos de esta ciudad en el seminario “Fórum Justicia en el Sur Fluminense: Lucha política y organización comunitaria”, que tuvo lugar en el municipio de Volta Redonda, entre los días 17 y 18 de agosto.

El evento, organizado por Fórum Justiça (FJ), con el apoyo de las Defensorías Públicas de la Unión (DPU) y de la Universidad Federal Fluminense (UFF-VR) contó con Grupos de Trabajo en temas como vivienda, salud, comunidades negras (quilombolas), recicladores y habitantes de calle, en los cuales se discutieron los objetivos y estrategias de actuación en las respectivas áreas para los próximos dos años.

Sem FJVR

En la apertura del evento, Vinícius Alves, de Fórum Justiça, destacó la importancia de este espacio para el fortalecimiento de la sociedad civil, de la mano con universidades y el sistema de justicia, que a pesar de sus dificultades, tiene campos y actores comprometidos con el acceso a la misma. Josinete Pinto, de FJ Volta Redonda, mencionó que FJ en esta región completa siete años. En la apertura también participaron João Helvécio, Defensor Público Estadual, que actúa en Volta Redonda; Claudio Santos, Defensor Público de la Unión; Luis Henrique Abegão de la UFF-VR; Rosane Lavigne, de Fórum Justiça estadual; Mariana Preturlan de la Magistratura Federal; y Juliana Lintz, de la Asociación Nacional de Defensoras y Defensores Públicos (ADPERJ).

Análisis de coyuntura: de lo global a lo local

La primera mesa, con el título “Análisis de coyuntura: el encuentro de lo global con lo local” contó con la participación de Lurdinha Lopes, del Movimiento Nacional de Lucha por la Vivienda (MNLM, por sus siglas en portugués); Alex Cardoso, del Movimiento Nacional de Recicladores de residuos sólidos y el profesor Rafael da Costa Lima de la Universidad Federal Fluminense (UFF-VR).

En su intervención, Lurdinha se refirió a la historia de lucha de la ciudad de Volta Redonda. Cuestionó el uso de conceptos como democracia, derechos humanos y otros conceptos genéricos que no permiten percibir al ser humano concreto, al trabajador y a la trabajadora. Se lucha por más democracia, pero cuestiona: ¿qué es la democracia para quien está sufriendo de hambre? ¿O para los millones de desempleados? El papel de los movimientos es el de movilización y organización de los intereses y demandas de la clase trabajadora. Para Lurdinha, la Defensoría Pública es la herramienta de la clase trabajadora para acceder a la justicia. Los próximos años serán de lucha, con valores transformadores.

Alex, por su parte, mencionó que además de pensar en el futuro, es importante reflexionar sobre el camino ya recorrido, conocer los enfrentamientos y luchas de los otros, para aprender y avanzar. Para él, en los últimos años se avanzó más en una lucha económica, de derechos individuales, olvidándose del proceso colectivo, de la solidaridad. Se requiere de la unidad para poder cambiar la realidad.

Rafael mencionó que a pesar de la difícil coyuntura actual, hay elementos importantes. Concordó en la necesidad de salir de una pauta individual o exclusivamente material, para pensar en nuevas acciones colectivas y movilizaciones. Los momentos en que los derechos son desafiados, son fundamentales para el resurgimiento de la participación. En los últimos años se evidencia una acentuada participación popular, que se relaciona justamente con el momento de crisis que se vive. Por último, mencionó que el proceso de globalización ha impactado al movimiento sindical en todos los países, sin embargo, han surgido nuevas formas de acción colectiva, con pautas como la ambientalista, de mujeres, banderas que ya existían pero que no tenían tanto protagonismo.

Lucha política en el sur del estado de Rio: temas sensibles

La segunda mesa, realizada en la mañana del 18 de agosto, contó con la participación de representantes de movimientos en temas de salud, habitantes de calle, recicladores, economía solidaria, comunidades negras (quilombolas) y de vivienda. Posteriormente, fueron realizados Grupos de Trabajo ytemáticos, en donde cada grupo definió objetivos, estrategias, tareas y responsabilidades para los próximos dos años.

Recicladoras y recicladores

En Volta Redonda, los movimientos de recicladores han logrado una Victoria importante, debido a La contratación directa de las cooperativas por parte de la alcaldía para los servicios de recolección, transporte y separación de los materiales reciclables de la ciudad. En el encuentro participaron recicladores de la región, además de la coordinadora del área de Separación y Transporte (ATT, por sus siglas en portugués) de Jardim Gramacho, del municipio de Caxias (RJ), Roberta de Oliveira, y el miembro del equipo de articulación del Movimiento Nacional de recolectoras y recolectores de materiales reciclables (MNCR, por sus siglas en portugués) Alex Cardoso.

Comunidades negras (Quilombolas)

Por su parte, el principal obstáculo identificado por las comunidades negras (quilombolas) para la garantía de sus derechos se refiere a la demora en la titulación de las tierras. Tanto en el Quilombo de Santana, en Quatis, como en el de Santa Justina y Santa Izabel, en Mangaratiba, ya se cuenta con el certificado y la autodeclaración emitida por la Fundación Palmares, sin embargo, las negociaciones con el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) para la regularización de los territorios no han avanzado. De acuerdo con Jeferson Marques, del Quilombo de Santana, en 2019 completarán 20 años desde que la comunidad dio inicio al proceso.

Sin la titulación de esas áreas, las comunidades enfrentan conflictos con terratenientes locales, además de diversas restricciones, que van desde la dificultad de acceso a servicios básicos, como salud y educación, hasta el bloqueo de los accesos a la propia comunidad. Esta es la situación del Quilombo de Santa Justina y Santa Izabel, en Mangaratiba. Además de no tener una escuela quilombola, ni servicio de salud cercano, hasta hace poco tiempo, para acceder al lugar era necesario caminar más de tres kilómetros a pie. La principal vía de acceso fue bloqueada, impidiendo el paso de vehículos. Varios agentes públicos, incluso de la Defensoría Pública de la Unión (DPU), fueron impedidos de ingresar al lugar.

Población habitante de calle

El representante de la población habitante de calle en Volta Redonda, Adenilton Rodrigues, resaltó la importancia de la articulación entre los sectores de la sociedad civil y el poder público, para garantizar que esas personas logren acceso a los equipos de asistencia social y a los servicios públicos disponibles. Adenilton también mencionó el Día Nacional de Lucha de la Población en Situación de Calle, conmemorado el pasado domingo (19). “Hay que celebrar, pero la gente tiene que resaltar también que fueron siete personas muertas para poder tener el reconocimiento de que esa población tenía que tener por lo menos su día, una fecha firmada para que las personas pudieran decir ‘tenemos que luchar por esto”, declaró, refiriéndose al episodio conocido como” Masacre da Sé “, ocurrido en 2004 en la ciudad de São Paulo.

Salud

La implantación del sistema de contratación por Organizaciones Sociales (OS) en el servicio municipal de salud de Volta Redonda fue una de las preocupaciones planteadas por el defensor público estatal João Helvécio. Para el defensor, la alcaldía tiene un discurso contradictorio al decir que está adquiriendo hospitales, al mismo tiempo en que trabaja para modificar la ley orgánica municipal e incluir la posibilidad de contratación por organizaciones sociales (OS), sistema que, según el defensor, no ha funcionado en ningún lugar. “Creo que uno de los objetivos de la discusión en la salud se refiere justamente a cómo recuperar la unidad dentro de los distintos grupos de estudio sobre salud de Volta Redonda en el ámbito popular”, señaló.

Vivienda

El problema de la vivienda en Volta Redonda ha sido una constante desde la construcción de la Compañía Siderúrgica Nacional (CSN), como lo recordaron las representantes de la ocupación Dom Waldir, Márcia y Rosiléa: “Hicieron viviendas para aquellos trabajadores ligados directamente a ésta [CSN] y a los ingenieros, a los grandes. Pero los peones que construyeron la CSN, nadie pensó en ellos”. Este pasado se refleja hoy en el gran número de ocupaciones por la ciudad. A lo largo de los años, la cuestión llevó a la aprobación de una ley municipal que posibilitó la regularización agraria de familias ocupantes de estas áreas. Además, se creó el Fondo Comunitario de Volta Redonda (Furban), con el objetivo de promover el desarrollo social a través de proyectos de urbanización en lugares de ocupación y parcelación populares. Sin embargo, ni siquiera una legislación favorable ha permitido dar una solución al problema habitacional en la ciudad. “Es ahí donde el poder económico, junto al poder político, dificulta todo para que el pobre no tenga su derecho”, afirmó Márcia.

Fuente: Defensoría Pública da União y TVR UFF.