Reconocimiento, redistribución y participación popular: hacia una política judicial integradora

PAZ CON GARANTÍAS YA!

Noviembre 28 de 2016

Noviembre 23 de 2016

Como colectivo de Colombianxs for Peace - Río de Janeiro, expresamos nuestra preocupación por la situación crítica de los Derechos Humanos y la vida e integridad de los líderes y líderes sociales en Colombia. Rechazamos enérgicamente los acontecimientos ocurridos durante la semana pasada contra algunos miembros de la Marcha Patriótica del Movimiento Social y Político; así como la reciente violación de esta situación que produzco de los miembros de las FARC-EP (un hombre y una mujer) en el Bolívar Sur. Del mismo modo, repudiamos el desalojo violento del Campamento la Paz en Bogotá.

Colombianxs for Peace - Río de Janeiro representa una red de grupos de trabajo independientes y migrantes colombianos y colombianos, que busca apoyar y acompañar desde el exterior el refrigerio y la implementación del acuerdo entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, y especialmente Los esfuerzos de consolidación de la paz de las organizaciones y movimientos sociales populares en Colombia. La Marcha Patriótica ha sido parte de los colectivos que componen esta red, ya que hemos sido firmemente solidarios durante la situación política actual.

Rechazamos las firmas de los líderes campesinos Erley Monroy (Caquetá), Didier Losada Barreto (Caquetá), Rodrigo Cabrera (Nariño), John Rodríguez (Cauca) y José Velásquez (Cauca). El asimismo en los ataques contra Danilo Bolaños (Nariño) y Hugo Cuéllar (Meta), y la desaparición del líder estudiantil Hannier Hurtado (Valle) han pasado más de 15 días. Estas cosas han sido parte de un patrón más amplio de hostilidad y violencia contra los militantes de la Marcha Patriótica, en el que: 124 de sus miembros han sido asignados durante los últimos cuatro años.

Lamentamos y rechazamos la reciente violación de la guerra contra el surfista de Bolívar, que causó el cambio de la guerrilla, que reiteró la urgente necesidad de una implementación final y un refrigerio.

Del mismo modo, repudiamos el desalojo violento del Campamento por la Paz ubicado en la Plaza de Bolívar en Bogotá, así como el desmantelamiento del Campamento por la paz en Montería, por amenazas bélicas dirigidas contra su militante de la Marcha Patriótica, Elena. Rodriguez Market. Estos campamentos representan manifestaciones pacíficas en apoyo de la implementación de los acuerdos de paz y la necesidad de protección estatal y solidaridad de la ciudad.

El conflicto armado en Colombia ha llevado a millones de firmas de sindicalistas, defensores de los derechos humanos, mujeres, personas LGBTI y líderes de comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinos. Las mitigaciones, las hostilidades y el agotamiento forzoso, como parte de las estrategias de esta guerra, y como la práctica habitual de exterminar la diferenciación y la oposición, continúan afectando a los sectores sociales y populares de los más vulnerables.

Le preocupa la violación sistemática de la participación política de los sectores sociales que se opone al status quo. El genocidio de la Unión Patriótica es una referencia histórica importante a este respecto, que no podemos permitir nuevamente.

La violencia sigue la estrategia fundamental para infundir los medios entre la sociedad y evitar la construcción de un país distinto que se centre en la reparación y satisfacción de las víctimas, el respeto por la diversidad y la expansión de la democracia. Este conflicto beneficia los intereses de varios actores, como los que están involucrados en el paramilitarismo, un fenómeno que representa el principal servicio para la paz estable y duradera, la justicia social y las garantías de repetición.

Este es precisamente el momento para que el gobierno nacional reafirme a su voluntario por la paz y se comporte a la altura de los eventos, demostrando su capacidad de proporcionar garantías de seguridad y participación política para todos los colombianos en todo el territorio nacional. .

En este sentido exigimos al Gobierno:

- Acelerar las investigaciones judiciales para aclarar los hechos, los actores y las circunstancias en que los activistas de la Marcha Patriótica de 124 han sido asignados durante los últimos cuatro años.

- Proteger y fomentar el respeto de los derechos humanos de todas las poblaciones colombianas.

- Fomentar la cultura del respeto y la valoración del trabajo que realizan los defensores de los derechos humanos y los líderes sociales, sin estigmatizar la criminalización de la protesta social.

- Implemente YA en el punto final 3, que incluye la creación de un Sistema de seguridad integral para la práctica de políticas.

- Tomar las medidas necesarias para desmantelar las estructuras paramilitares que han facilitado la implementación del resultado final y la consolidación de la paz.

- Abordar los dilemas de las víctimas y los sectores sociales y avanzar en la reforma final y final de las FARC-EP, a través de los diversos arreglos constitucionales disponibles.

El Colectivo Colombiano por la Paz - Río de Janeiro continuará fortaleciendo las redes de solidaridad que ayudan a rodear y apoyar el refrigerio y la implementación de lo internacional, así como la construcción de la paz dentro y desde los territorios.

Organizaciones, colectivos y movimientos que han llevado a este anuncio:

# UsEstánKilling

#WhatPareElGenocide

#WarNeverMas

#WhatLaPeaceNoCuesteLifeMas

# ImplementationYa

#PeaceConJusticiaSocialYa