Reconocimiento, redistribución y participación popular: hacia una política judicial integradora

La victimología es el tema central del libro y la rueda de conversación en ADPERJ

30 mayo 2017
Maria Gabriela Peixoto, Soraia Mendes y Luciana Boiteux conforman el debate, coordinado por la defensora pública Patrícia Magno.

Maria Gabriela Peixoto, Soraia Mendes y Luciana Boiteux conforman el debate, coordinado por la defensora pública Patrícia Magno.

El lanzamiento del libro de María Gabriela Peixoto "Víctimas y control punitivo: un viaje a través de discursos académicos en el Brasil contemporáneo" se ha centrado en el tema de la victimología, tradicionalmente relegado a un segundo plano en las discusiones criminológicas actuales. La autora escucha al Departamento Penitenciario Nacional (DEPEN) y el libro es el resultado de su tesis doctoral en Derecho Penal de la UERJ. En la conversación, que tuvo lugar en mayo 23 en el auditorio de ADPERJ, declaró su intención de trabajar en el trabajo del contacto de la mujer víctima con el sistema de justicia penal generalmente traumático, buscando canales de empoderamiento de estas víctimas inspirados por experiencias proporcionales. por la Ley Maria da Penha.

Exploró los discursos desarrollados históricamente en torno a la figura de la víctima, para resaltar tres ejes principales de victimización: i) en los años 60, con la consolidación de la victimología en el país en el contexto de la dictadura militar, se propuso construir una ciencia sobre la víctima y sus contribuciones a la ocurrencia del crimen. Junto con las discusiones sobre la reforma del Código Penal, habría surgido una vitmodogmática para apuntalar ideológicamente las propuestas de derecho penal y política penal de la época; ii) en un segundo momento, un movimiento de contra oposición que da lugar a diferentes modalidades de abolicionismo criminal gana fuerza, representando una "actitud libertaria de la vida" que, al eliminar la categoría del crimen, relega los elementos de la situación problemática a otros espacios del conocimiento legal y conocimiento no legal; iii) finalmente, la propuesta de justicia restaurativa, en su búsqueda de fortalecer la figura de la víctima en la restauración del daño causado por la situación definida como delito.

La víctima termina siendo caracterizada por un trauma. En este sentido, el autor se pregunta si el derecho penal y el sistema penal son los lugares para tratar este concepto típico de psicología. ¿La venganza, el conflicto y la retribución por un crimen tendrán un lugar genuino donde ubicarse o este lugar es solo el sistema de justicia penal?

Luciana Boiteux debate la relación entre género, víctima y crítica del sistema penal.

Luciana Boiteux debate la relación entre género, víctima y crítica del sistema penal.

El debate fue seguido por la profesora Soraia Mendes, autora del libro Criminología Feminista, quien destacó la figura de la mujer, quien fue considerada la víctima perfecta. La mujer ha sido tradicionalmente el ejemplo típico de la víctima que colabora por el crimen: la mujer dice que no cuando quiere decir sí, porque al negar la disposición de su cuerpo, en realidad estaría seduciendo a su abusador.

De lo que se puede extraer de su discurso, el sistema criminal no solo selecciona a los culpables: jóvenes barrios marginales negros con baja educación, sino que también selecciona a sus víctimas: personas blancas de clase media que lo poseen, de modo que si las personas que comparten el perfil social criminalizado son víctimas Para los crímenes, pueden no ser reconocidos como víctimas y serán criminalizados por el sistema de justicia penal. Y a este respecto, las mujeres no son reconocidas como víctimas, siendo responsables por el acto de sus agresores. Este hecho hace que eviten registrar su agresión, lo que alimenta el subregistro de los crímenes que sufren.

Luciana Boiteux, profesora de la UFRJ, siguió caminos similares, señalando el florecimiento de los problemas de género en el campo del derecho penal. Según ella, la perspectiva crítica en derecho penal y criminología apenas habla de la víctima, centrándose en la figura del acusado o condenado, porque la apelación a la víctima suele ser apropiada por un discurso de legitimación del sistema penal. Sin embargo, en una inspección más cercana, los acusados ​​y las víctimas están muy cerca. Las mayores víctimas de la violencia son los mismos segmentos de la población objetivo de la criminalización. Ciertamente, en nombre de la víctima, se construyó un sistema punitivo completo, pero ¿en nombre de qué víctima?

El debate fue el resultado de una asociación entre la Asociación de Defensores Públicos del Estado de Río de Janeiro (ADPERJ) y el Foro de Justicia.